Fruta y abeja

Fruta y abeja

public

La misión de un encargo de diseño puede ser la de desarrollar un recipiente no convencional que presente los ingredientes de una forma clara y divertida. Esta petición es muy apropiada para alimentos tradicionales que quieren buscar un público movido por la diversión y la novedad.

 

Es el caso de la empresa rusa Honey + Berries y el trabajo realizado por la diseñadora Maria Ponomareva. El producto, miel en crema con frutos del bosque y fruta seca quería vestirse de una forma juguetona para conectar con el público menos convencional o tradicional. El incremento del consumo de miel en Rusia por la demanda creciente de Georgia y Abkhazia (Fuente: Foodmarket nº5/2018) y por el deseo del consumidor ruso de sustituir el azúcar por una alternativa más sana, hace de este sector un espacio de oportunidad. Para ello las empresas han de optar por un posicionamiento diferenciado y una audiencia concreta a la que dirigirse. Este packaging de Honey + Berries conecta con un público joven, divertido, un poco gamberro y muy interesado en el diseño. Las ilustraciones, en las que se dibujan frutas con cuerpo de abeja, son centrales tanto para transmitir la cultura de la marca como para explicar el producto. Los personajes pueden verse siendo activos, animados y disfrutando de sus hobbies preferidos. En la tapa, ellos mismos miran a su público saludando e invitando a probar. Los colores y el papel utilizado con textura tienen cierto toque artesanal. La forma en que está diseñada la línea de producto invita a coleccionar los diferentes sabores y a reservarles un lugar especial en la cocina, pues son muy atractivos, divertidos y estéticamente vistosos.

Imagen
1/6
Imagen
2/6
Imagen
3/6
Imagen
4/6
Imagen
5/6
Imagen
6/6

El universo de los Millennials Flat es sensible especialmente al diseño, pertenecen a una generación IKEA, ZARA o Apple. Han estado rodeados de objetos bien diseñados desde jóvenes y valoran que el resto de productos y espacios que visitan tengan eso en cuenta. El toque de humor y en cierto modo infantil o naif del diseño de las mermeladas conectan con el espíritu de niño eterno de este universo que tan bien refleja Maria Ponomareva en el packaging de Honey + Berries.


Universo
[mc4wp_form id="820"]